¿Es la marihuana adictiva?

En la década de los años 1970 se discutió e investigó mucho acerca de la capacidad adictiva de la marihuana. Se tendió a plantear que causaba dependencia psicológica, pero no fisiológica, lo cual llevó a que por un tiempo se le quitara importancia al valor adictivo de la marihuana. Sin embargo, en ese entonces había un problema con la definición de adicción. En las últimas décadas el concepto de adicción ha evolucionado de manera importante, dejando de enfatizarse los cambios fisiológicos propios del síndrome de abstinencia, para focalizarse en la pérdida de control que produce el consumo de las sustancias. Es la conducta del sujeto la que nos permitirá realizar un diagnóstico.

Hoy en día, desde un punto de vista científico, hay total acuerdo de que la marihuana puede ser adictiva, tal como lo puede ser también el alcohol. Esto significa que la persona que consume la marihuana de manera frecuente sí puede hacerse adicto a ella, y tener dificultades importantes para poder dejarla por un período prolongado (más de 6 meses). Además, hay que tener en cuenta que el nivel de THC que contiene la marihuana que se comercializa en la actualidad es mucho más alto que el que contenía la marihuana hace dos o tres décadas, debido al manejo genético que se ha realizado en el cultivo de las plantas.

Dejar la marihuana, ¿o no dejarla?