¿Por qué cuesta tanto que la persona con adicción al alcohol o drogas pida ayuda?

En la persona que está con una adicción coexisten dos posiciones contradictorias: por un lado sabe que está mal y que requiere hacer un cambio y, por otro lado, no logra tomar una decisión para realmente reconocer el problema y hacer algo.
En entrevistas realizadas a pacientes que llevan algunos meses de tratamiento, estos relatan la situación de la siguiente manera:

“‘Hay algo aquí que no está cuajando, hay algo aquí que’ […] y entonces cuando llegaba a la casa doblado, con ella, de algún carrete, y al día siguiente no me hablaba [la señora], y yo decía ‘estoy cagado, nunca más’, estaba bien dos, tres semanas, a la otra semana… otra vez… entonces tú decís…como que no cuaja”. (Pac 1)

“Ya tenía conciencia, una cierta conciencia, de que estaba mal, de que estaba en algo mal, que mi vida estaba totalmente mal, angustia también que se fue desarrollando en forma ascendente”.(Pac 2)

“Sí, sí… yo lo tenía súper claro, yo de hecho sentía que tenía un alcoholismo así fuerte, digamos”. (Pac 3)

“Yo sabía que estaba metido en algo complicado, sabía que no iba a poder salir solo y tenía la esperanza de poder tener una vida distinta”. (Pac 4)

“A lo que te lleva todo este consumo en los carretes, que siempre es medio sórdido al final de toda la cuestión y de repente llega un punto en que decís ‘estoy mal’’’. (Pac 5)

“Sabes que tienes que hacer algo. No sabes qué. Estás metido en el cuento, el elástico lo estiras hasta que se corta”. (Pac 6)

-“Me recuerdo cientos de noches en que yo decía ‘tengo que salir de esta cuestión, estoy mal’, entonces, y esos minutos eran de angustia terrible, porque lo único que querís es quedarte dormido”. (Pac 7)

Las personas que han desarrollado una adicción, entonces, saben que están mal, aunque no lo digan normalmente. ¿Por qué no consultan entonces? Porque la fuerza biológica de los deseos de consumir es muy fuerte. Esto lleva a que llegado el momento, ese saber que se está mal no se transforme en una petición de ayuda o en una decisión de hacer algo seriamente al respecto. Los pacientes lo relatan así:

“Tratai por las tuyas, y no podís, y de repente podía aguantar más tiempo y las recaídas son mucho más fuertes, entonces yo sabía que no podía tomar alcoholes destilados, entonces agarraba vuelo con unos compadres, nos íbamos para arriba y… métale piscolas… sabíai que no podíai, estabai consciente que no podíai… igual no más”. (Pac 1)

“Desde hace mucho tiempo, desde el momento en que empieza a ser algo progresivo, en que las cosas se hacen más frecuentes, ya no tan a lo lejos… ahí ya uno, uno se empieza como a cuestionar un poco el… realmente si tiene el control o no […] entonces uno empieza como íntimamente a pensar si lo tiene controlado o no, y, claro, se miente un poco, te decís ‘a ver, este fin de semana voy a tratar de no’… tratar de mostrarle a los demás un poco, cosa que normalmente termina no funcionando”. (Pac 2)

“O sea, imagínate pasar horas pensando, después de haberme drogado todo el día, eh… ‘yo ya no quiero seguir así’, pero teniendo conciencia de que a la mañana siguiente iba a estar de nuevo en la misma, porque no tenía nada, ni la voluntad, nada”. (Pac 3)

“Yo eh… tenía ganas de contarlo todo […] o sea, por una parte, necesitaba ese espacio, pero, por otra parte, también yo veía que eso iba a traer consecuencias y que se me iba a caer todo el mundo encima”. (Pac 4)

-“Hay una cosa de cómo uno lo siente, de antes… uno ya tiene la sensación. Cada vez que uno se manda una cagada, una cosa así, le viene un como ‘¿realmente estaré mal?, ¿estará realmente incontrolable esta situación?’… cosa que uno pensaba, pero quedaba ahí no más, o sea después se perdía”. (Pac 5)

“Lo que pasa es que esto es como… Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, es así, entonces cuando tú eres Dr. Jeckyll tienes la lucidez como para darte cuenta que Mr. Hyde es un enfermo, y lo más curioso es que eres la misma persona. Y eso te provoca miedo. Miedo el pensar el monstruo que tengo adentro. (Pac 6)

Es esta contradicción, o ambivalencia, la que hace necesario que los familiares intervengan en un principio para presionar a la persona adicta a que consulte. Los familiares pueden consultar primero sin el potencial paciente para ser asesorados en la forma en llevar a cabo este proceso.

Terapia de adiccion : cómo ayudar a otro