Tratamiento

La Intervención Motivacional

Uno de los principales problemas relacionado con el tratamiento, es que la persona no tiene la motivación a consultar. La investigación internacional muestra que más del 90% de las personas que han desarrollado esta problemática no consulta. Normalmente son los terceros significativos, en particular los familiares, los que empujan o realizan la consulta. A raíz de esta realidad es que a través de los años fuimos desarrollando una modalidad terapéutica llamada “Intervención Motivacional”, la que fue publicada por la Revista de Psicología de la Universidad de Chile en el año 2013.

La Intervención Motivacional es la puerta de entrada para la realización de un tratamiento de mediano plazo. Consiste en un período de 6 semanas durante las cuales se realizan sesiones individuales y familiares (una de cada una por semana), con el paciente intentando superar sus ansiedades. El realizar este período de evaluación de 6 semanas es algo que se acuerda, normalmente, en la primera sesión con el paciente y su familia. Es decir, es una intervención que incluye a los familiares e implica la decisión del paciente de intentar estar estable durante ese período. Si es necesario se incluye una visita al psiquiatra para evaluar la posibilidad de tomar algún medicamento. La gran mayoría de las veces el paciente es capaz de estabilizarse durante ese período. Esto va produciendo una serie de cambios, tanto en el paciente como en la familia, lo que se va compartiendo y evaluando en las sesiones individuales y familiares. Al cabo de las 6 semanas la situación tiende a haber cambiado mucho, lo que lleva a que se acepte continuar hacia un tratamiento de mediano plazo.

La participación de la familia es fundamental, ya que por una parte van mostrándole al paciente los cambios que se van produciendo y, por otra, ellos mismos se van sorprendiendo y esperanzado con los cambios que ven, lo que los lleva a convencerse de que no es posible seguir como estaban anteriormente. La motivación entonces, surge a partir de una acción que permitió un cierto tipo de experiencia nueva, y no de un esfuerzo psicológico por pensar distinto. Terminada la Intervención Motivacional la gran mayoría de los pacientes decide continuar en tratamiento, ya que los beneficios obtenidos son mucho mayores a los costos que pensaban tendrían.

Tratamiento

Una vez realizada la etapa de la Intervención Motivacional, el tratamiento tiende a ser su continuación natural. Es importante completar un año y medio, incluidas las 6 semanas ya realizadas, debido a que ese es el tiempo necesario para una recuperación muy significativa, minimizando las probabilidades de dificultades futuras.

Durante el proceso de tratamiento se continúa con las sesiones individuales y familiares. La frecuencia de las sesiones familiares suele ir disminuyendo, pasando de ser semanales a cada 15 días y finalmente una vez al mes. A lo largo del tratamiento se van trabajando diversos aspectos de la situación de vida del paciente y la familia, que van mucho más allá de la conducta problema incial. Es decir, se realiza un proceso psicoterapéutico que permite que la persona se resitúe y se apropie de su vida de un modo distinto, produciéndose cambios en diferente ámbitos, que además de ser relevantes en sí mismos, promueven la decisión de mantenerse bien en el largo plazo.